FacebookTwitter

Turismo de Mérida

Portada Que Ver Xenodochium

Xenodochium

Correo electrónico Imprimir
Xenodoquio

Masona, obispo de la diócesis emeritense, a finales del siglo VI, en época visigoda, erigió un hospital para enfermos pobres y, sobre todo, para los numerosos peregrinos que lugares lejanos, venían a venerar la tumba de la Mártir Eulalia. La fuerte vinculación de esta diócesis a Bizancio fue grande, pues algunos de sus obispos eran originarios de Grecia. No es de extrañar que este edificio se inspire en modelo del Mediterráneo oriental.

La planta de lo conservado nos muestra un edificio central, orientado de este a oeste, de planta rectangular rematado en ábside. Dicho ábside está flanqueado por sendas habitaciones cuyos muros presentan contrafuertes. Este edificio era cruzado transversalmente de norte a sur por dos alas rectangulares compartimentadas en tres naves, siendo la central porticada y que funcionaba como un corredor al que daban las estancias ubicadas en las otras dos naves. En el ángulo norte podemos ver una estructura de planta cuadrada, independiente de todas las anteriores, quizá una torre o campanil.

Por el grosor de los cimientos es muy probable que el edificio tuviera una segunda planta, con una galería porticada que daba al corredor central.

Dirección: Barriada de Santa Catalina
Ruta: Valle del Albarregas